Cómo aprender a soldar : prácticas inadecuadas que debes evitar

En el proceso de soldadura es recomendable cuidar todos los detalles para poder obtener buenos resultados. Es comprensible que, cuando aún no tenemos mucha experiencia comentamos algún fallo. Asique no te agobies, no eres ni el primero ni el último, todos hemos tenido que aprender en algún momento. En este post, te explicamos algunas prácticas inadecuadas a evitar en cualquiera de tus procesos de soldadura.

Utilizar el método adecuado y seguir las medidas de seguridad necesarias son dos elementos cruciales para llevar a cabo un trabajo de soldadura fuerte y libre de afecciones.  No olvides tener un buen equipo de soldadura. Comprueba el estado de tu máquina de soldadura y ten a mano siempre un equipo de protección personal adecuado. Trabaja en un lugar seguro y con medidas de precaución.

Cómo aprender a soldar: errores que debes evitar 

Las pinturas contienen ciertas sustancias que pueden generar impurezas al mezclarse con el material al soldar y el electrodo. Si lo que quieres es obtener un buen cordón de soldadura que sea resistente y fuerte tendrás que limpiar de forma minuciosa la superficie que quieras soldar.

Para poder eliminar de forma correcta la pintura, la mejor forma es con un cepillo de cerdas de acero o bien con una amoladora pequeña.

Elimina antiguas soldaduras

Las roturas que se producen suelen ser en las zonas más débiles. Estas zonas suelen ser las uniones de soldaduras.

Si las antiguas soldaduras se agrietan no es recomendable volver a trabajar una soldadura encima de esta superficie ya que, probablemente, es que se vuelva a romper por el mismo sitio. De nuevo, es recomendable eliminar las soldaduras anteriores con una amoladora pequeña dejando así la superficie sin ningún rastro del cordón antiguo.

Trabaja con el rango de corriente adecuada

La intensidad a la que tiene que estar la máquina dependerá de dos factores. Por un lado, es importante saber el diámetro del electrodo que se va a utilizar y, por otro lado, el espesor del material a soldar. Cuanto mayor sea el espesor de este material la intensidad tendrá que ser mayor. Hay que intentar ajustar la intensidad de la máquina en función de estos dos parámetros.

Si no ajustamos correctamente la intensidad, el electrodo se consumirá demasiado rápido, el revestimiento se quemará lo que generará un exceso de salpicaduras en tu soldadura.

Retira la escoria restante

La escoria protege el depósito mientras se solidifica, pero una vez termines cada paso de tu trabajo de soldadura debes retirar ya que si la escoria se queda dentro del depósito esto puede generar problemas de concentración de esfuerzos que aumentan la probabilidad de fracturas en la soldadura.

Limpia bien el área de soldadura

Es imprescindible limpiar el área en la que se va a producir la soldadura para evitar la contaminación. Si quieres conseguir una soldadura fuerte y duradera asegurate de que la superficie que vas a utilizar esté libre de óxido, calamina, grasa o cualquier impureza.

Cuidado con el electrodo

Es probable que las zonas que quieras soldar sean de difícil acceso, de hecho, algunos soldadores doblan los electrodos para alcanzar las zonas que desean soldar, sin embargo, esto rompe el revestimiento y daña por completo el insumo afectando gravemente al proceso y calidad de la soldadura.

¿Estás aprendiendo a soldar o quieres aprender a hacerlo? ¡Ponte manos a la obra! y no dudes en seguir estos consejos para obtener soldaduras de calidad. Si tienes cualquier duda, puedes contactar con nosotros y te asesoraremos en todo lo que necesites.

Compartir

Suscríbete a nuestra Newsletter

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies