Soldadura de inducción: qué es y cuál es el equipamiento necesario | Solyman

soldadura de inducción

La soldadura de inducción es un sistema eléctrico que genera ondas electromagnéticas para calentar las piezas. Cuando se alcanza la temperatura óptima es posible realizar la unión mediante la aportación de un metal con el punto de fusión más bajo. Te explicamos cómo funciona este proceso a continuación.

¿Cómo se produce la soldadura de inducción?

Las máquinas de soldadura por inducción utilizan la corriente alterna para crear un campo magnético. Por medio de las llamadas corrientes de Eddy se genera suficiente calor como para fundir el metal de aportación y unir ambas piezas.

Estos aparatos tienen entre sus componentes un transformador, un oscilador y una bobina unida al equipo por un cable grueso. Al pasar la electricidad por la bobina se genera una corriente inducida que, por la ley de Faraday, crea un campo electromagnético en las piezas metálicas que se encuentran en su campo de acción. Este efecto es el que produce el calor.

Para que el calentamiento por la proximidad a la resistencia funcione han de llevarse a cabo dos procesos:

  • La creación de un campo electromagnético que genere resistencia al material.
  • El cambio de dominio magnético en las piezas ferromagnéticas.

Tipos de soldadura de inducción

Los dos tipos de soldadura de inducción que se logran por este medio son la blanda y la fuerte. La diferencia entre una y otra es la temperatura de fusión del material de aporte, que está por debajo de los 450°C en la blanda. Y por encima de los 450°C en la fuerte. Un ejemplo de blanda podría ser la unión de cobre con estaño y un ejemplo de fuerte sería la unión de acero con latón.

  • Soldadura blanda. Se utiliza para la unión de piezas que no van a soportar grandes tensiones y que es difícil soldar por medio de fusión. Dos ejemplos son: los componentes eléctricos y los ornamentos.
  • Soldadura fuerte. Proporciona uniones más fuertes, por lo que se utiliza principalmente en procedimientos de calentamiento industrial por resistencia. Es perfecta para tuberías que van a soportar una presión media. Como la canalización de agua de red o de una caldera.

En ambos casos hay que prestar atención a los aspectos que garantizarán el resultado deseado. En primer lugar, han de limpiarse las piezas y asegurarse de que encajen perfectamente, no pueden estar muy juntas o separadas. A continuación, teniendo en cuenta que las uniones se producen por capilaridad, hay que aplicar un producto que facilite la filtración.

Otra de las claves para una soldadura perfecta es evitar el movimiento durante la aplicación del material o justo después. También hay que tener en cuenta que no se produzcan cambios bruscos de temperatura.

¿Por qué utilizar la soldadura de inducción?

La soldadura inductiva tiene muchas ventajas. Es un sistema moderno y fácil de aplicar, si se compara con los sistemas de llama o electrodo. Además, no genera proyecciones, apenas produce humo y no consume tanta energía.

A las ventajas mencionadas se puede añadir que es posible automatizar el proceso, que no altera las propiedades físicas del metal, que une metales con baja soldabilidad y que permite soldar algunos elementos de distinta composición.

Ahora que conoces todos los detalles de la soldadura de inducción y sus ventajas, te invitamos a que veas nuestra gama de equipos de soldadura. Puedes hacerlo en nuestra web y pedirnos asesoramiento. Te ayudaremos a elegir el equipo que mejor se adapta a los servicios que ofrece tu empresa.

Compartir

Suscríbete a nuestra Newsletter